Inicio Artículos de fondo Semiconductores que permiten un cambio a gran escala en el diseño de...

Semiconductores que permiten un cambio a gran escala en el diseño de los automóviles

2382
0
Semiconductores que permiten un cambio a gran escala en el diseño de los automóviles

Joseph Notaro, VP Worldwide Automotive Strategy and Business Development, en ON Semiconductor nos explica en este artículo de fondo los nuevos semiconductores que permiten un cambio a gran escala en el diseño de los automóviles (especialmente los nuevos vehículos eléctricos) y el apasionante futuro que nos está esperando para conducirlo.

En ON Semiconductor, estamos interesados en los semiconductores para el sector de la automoción desde hace más de veinte años – ¡para ser precisos, desde hace más de medio siglo! Durante este tiempo, los vehículos han cambiado de manera inmensurable y, en todo caso, en muchas áreas el ritmo se está acelerando, consecuencia de la demanda de soluciones tecnológicas cada vez más innovadoras para poder respaldar la transformación de la industrial del automóvil.

Si echamos la vista atrás dos décadas, los deseos y los criterios de la toma de decisiones de los compradores de vehículos han variado casi tanto como los propios coches. Al comenzar el milenio, los clientes prestaban atención al rendimiento, el motor, el tamaño y, a menudo, la marca del coche. Ahora, en cambio, algunas características, especialmente las funciones de infoentretenimiento y vehículo “conectado”, los niveles de emisiones, la seguridad y la calidad se encuentran en la parte superior de la lista de criterios de la toma de decisiones.

La seguridad siempre ha aparecido en la lista de los posibles compradores de vehículos, pero las expectativas se han modificado. Hace veinte años, las funciones de seguridad eran fundamentalmente pasivas, como los airbags y las zonas de deformación, mientras que en la actualidad la seguridad es mucho más proactiva al beneficiarse de una tecnología que previene activamente los accidentes.

Los modelos modernos incorporan sensores que monitorizan casi todos los aspectos de la operación del vehículo, su entorno interno y externo, al conductor y a cualquier pasajero, aunque esto último es un avance relativamente reciente. El sensor primario de hace dos décadas solo monitorizaba el giro de las ruedas, permitiendo la introducción de los primeros sistemas de control de frenado y tracción. Hoy en día, los coches poseen cientos de sensores, incluso los modelos de nivel básico.

De acuerdo con IHS Markit, los vehículos actuales tienen una “esperanza de vida” superior y esto se debe, en gran parte, a la tecnología y a los sistemas de control que se incorporan en los coches. Estos sistemas no sólo ofrecen una palanca de cambio más suave, menores emisiones y mejoras en eficiencia y seguridad, sino que también evitan una conducción “brusca” que pueda desgastar el vehículo prematuramente.

Como resultado, la esperanza de vida media de un coche ha subido desde los 9,6 años al inicio de siglo hasta los 12 años ahora. Además, los sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS) están impidiendo una cuarta parte de las colisiones (según una investigación del Boston Consulting Group) y, por ende, también contribuyen a aumentar la vida de los coches.

*Hay que aclarar que la “esperanza de vida” a la que se refiere el estudio de IHS Markit es el tiempo que pasa desde que un usuario adquiere un automóvil nuevo hasta que decide cambiarlo por otro.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.