Inicio Automoción Sensores de corriente avanzados

Sensores de corriente avanzados

217
0

Sensores de corriente avanzados

Melexis, compañía global de ingeniería microelectrónica, ha añadido otro dispositivo a su serie MLX91208 de sensores de corriente avanzados de efecto Hall programables con la presentación de una versión de corriente elevada.

El nuevo MLX91208CAV, optimizado para campos muy intensos como los que caracterizan a las aplicaciones de vehículos híbridos y eléctricos, puede manejar hasta 1000 A de corriente primaria. Este dispositivo complementa los sensores MLX91208 existentes, que funcionan con campos débiles e intensos.

Gracias a la tecnología propietaria de concentrador magnético integrado (Integrated Magnetic Concentrator, IMC), los nuevos sensores de corriente avanzados en la serie con homologación AEC-Q100 pueden medir corrientes de manera precisa sin necesidad de incluir los voluminosos núcleos ferromagnéticos externos que requieren los sensores de corriente de efecto Hall convencionales. La innovadora estructura del IMC concentra el flujo magnético y de esta forma mejora las prestaciones del sensor.

Los dispositivos IMC-Hall de este fabricante ofrecen así un importante ahorro de superficie sobre la placa y simplifican el proceso de montaje ya que se suministran en encapsulados compactos SOIC8 estándar para montaje superficial. Estos sensores de corriente avanzados también destacan por su alto grado de flexibilidad y su capacidad de medir los datos de corriente mediante barras de alimentación adyacentes, hilos conductores o pistas de la placa subyacentes, todo ello con los mayores niveles de precisión y eficiencia del mercado.

El sensado de alta corriente es imprescindible para cumplir los requisitos de potencia de los vehículos completamente híbridos y eléctricos.

Funcionamiento de los nuevos sensores de corriente avanzados

El MLX91208CAV se basa en el efecto Hall y proporciona un mecanismo de sensado de corriente sin contacto y muy económico que cumple las especificaciones exigidas. Este dispositivo proporciona intrínsecamente el aislamiento galvánico indicado para aplicaciones de alta tensión, además de eliminar de manera simultánea las fuentes añadidas de pérdida de potencia propias de la tecnología de derivación.