Inicio Componentes activos Láser semiconductor de alta potencia

Láser semiconductor de alta potencia

258
0

Láser semiconductor de alta potencia

Panasonic Corporation anuncia un láser semiconductor de alta potencia azul-violeta que opera con una salida de 4,5 vatios, lo que es 1,5 veces más elevada que la potencia convencional aún a 60 °C, la máxima temperatura operativa de un láser en general.

También puede oscilar con la eficiencia de conversión de alta energía, que es 1,2 veces más alta que la de un láser convencional. Esto ha sido posible, debido a la tecnología única de doble encapsulado por ola de calor de Panasonic que mejora la disipación de calor desde el interior del componente. Este nuevo láser semiconductor de alta potencia ayudará a que los sistemas de aplicación de láser, tales como vehículos e iluminación industrial y equipos con máquinas de láser, puedan ser más pequeños y consuman menos electricidad.

En general, la potencia de salida de un láser semiconductor disminuye a medida que se eleva la temperatura del chip láser. Además, como la temperatura es el factor determinante en la fiabilidad del láser (porque la fiabilidad de la función láser depende de la temperatura del chip láser), la salida de luz real que puede utilizarse en aplicaciones prácticas está limitada por la temperatura del chip láser. Los láser azul-violeta convencionales disipan calor sólo desde un lado del chip láser, haciendo que la temperatura del mismo aumente y limitando la salida a aproximadamente 3 vatios. Los sistemas láser que exigen una salida de decenas de vatios necesitarían un gran número de láser, lo que causaría la generación de más calor y exigiría disipadores de calor de mayor tamaño. Para resolver este desafío, los láseres individuales necesitan tener mayor eficiencia y una salida mayor.

Tecnología en el nuevo láser semiconductor de alta potencia

Esta nueva tecnología desarrollada de doble encapsulado por ola de calor puede eliminar el aumento de temperatura del chip láser que acompaña la salida del rayo láser. En consecuencia, la caída de la salida de luz láser causada por el calor también puede evitarse, lo que permite una operación de alta salida y alta eficiencia.

Como resultado de ello, la cantidad de láser puede reducirse a dos tercios de los utilizados en láser convencionales para los sistemas láser que utilizan múltiples láser. Además, como los disipadores de calor pueden ser más pequeños, el propio sistema puede ser menor y más liviano.