Inicio Artículos de fondo Las celdas de combustible de hidrógeno en vehículos eléctricos

Las celdas de combustible de hidrógeno en vehículos eléctricos

1669
0

En este quinto artículo de la serie sobre los nuevos vehículos eléctricos, Mark Patrick, Technical Marketing Manager de Mouser Electronics EMEA, nos explica otra de las tecnologías más importantes que define el futuro, las celdas de combustible de hidrógeno en los vehículos eléctricos.

(Antes de empezar, te recomendamos leer el anterior artículo de esta serie: La recarga en los vehículos eléctricos).

Anteriormente, en esta serie, hemos analizado los vehículos eléctricos de batería enchufable (BEV).

Entre las alternativas a los vehículos convencionales con motor de combustión interna, los BEV son los que más han atraído la atención de los medios de comunicación gracias, en parte, a la expectación que genera cada nuevo lanzamiento de Tesla. Pero al margen de los BEV, otro serio aspirante a sustituir a la gasolina y el gasóleo que se ha situado entre bastidores es el hidrógeno.

El hidrógeno es el elemento más abundante de la Tierra. En principio, esto lo convierte en una importante fuente de energía barata. También es limpio: su combustión genera agua. Sin embargo, también es altamente inflamable. Por eso, en lugar de quemarlo del mismo modo que se prende la gasolina para accionar un pistón, los vehículos propulsados por hidrógeno tienen una pila de combustible que utiliza el hidrógeno para generar electricidad. Los vehículos que utilizan esta tecnología se denominan vehículos eléctricos de pila de combustible (FCEV).

La pila de combustible genera electricidad a partir del hidrógeno por electrólisis inversa[1]. El hidrógeno reacciona con un catalizador, que suele ser platino, y genera la electricidad deseada, así como calor residual y agua. Para alimentar un coche hay que combinar varias pilas de combustible.

Una vez que se inicia el proceso de electrólisis inversa, el excedente de energía puede almacenarse en una batería, aunque esta es más pequeña que las baterías de tracción de los BEV. Esta batería también puede utilizarse para aprovechar la energía que genera la frenada.

Las celdas de combustible de hidrógeno en vehículos eléctricos

El almacenamiento de hidrógeno

Un reciente avance en la tecnología de almacenamiento de gas podría facilitar y abaratar el almacenamiento de hidrógeno en un vehículo. Normalmente, el gas se almacena a alta presión (aproximadamente 700 bar), pero investigadores de la Universidad de Northwestern de Evanston, en los EE. UU., creen haber desarrollado una solución que imita a una esponja y puede almacenar grandes volúmenes de hidrógeno a una presión mucho menor.

El material altamente poroso NU-1501 se define como una estructura metálica-orgánica que puede almacenar hidrógeno y otros gases a presiones mucho más bajas, reduciendo el tamaño del depósito requerido. Dicho esto, el nuevo material deberá contar con el apoyo de los fabricantes de automóviles para poder utilizarse en la industria automovilística.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.