Inicio Artículos de fondo Las celdas de combustible de hidrógeno en vehículos eléctricos

Las celdas de combustible de hidrógeno en vehículos eléctricos

2234
0

La expansión de las estaciones de servicio

Para superar parcialmente esta situación, algunos países como Alemania están financiando el establecimiento coordinado de estaciones de servicio de hidrógeno.

H2 MOBILITY está formado por proveedores de energía tradicionales y pesos pesados del sector del automóvil, y su objetivo es establecer 100 estaciones de hidrógeno para finales de 2020[8].

A medida que aumente el número de vehículos, se sumarán otras 300 estaciones. Además, un estudio del Jülich Forschungszentrum muestra que la implantación de la infraestructura de recarga de hidrógeno para los FCEV costará 11.000 millones de euros menos que la necesaria para recargar los vehículos eléctricos híbridos[9].

Con la abundancia de hidrógeno y el abaratamiento de los costes para transformarlo en electricidad, surgen nuevas oportunidades para la automoción. Como hemos visto, los cargadores de corriente continua para BEV de alta velocidad que suministran una potencia de 350 kW requieren una infraestructura eléctrica importante. Este coste podría ser prohibitivo, especialmente en regiones remotas. De hecho, empresas como AFC Energy están viéndolo como una oportunidad para construir puntos de recarga de hidrógeno para BEV[10].

Su sistema CH2ARGE podría instalarse como una solución de recarga en determinados lugares o como una plataforma de prueba para saber si la demanda en un lugar es suficiente como para justificar la inversión en infraestructura eléctrica.

¿Los vehículos de pila de combustible de hidrógeno desbancarán a los vehículos eléctricos híbridos?

Los FCEV propulsados por hidrógeno proporcionan al propietario del coche una experiencia más parecida a la de los vehículos con motor de combustión que la de los BEV.

Su autonomía y tiempo de repostaje son equiparables, mientras que su uso genera menos emisiones de carbono que los vehículos con motor de combustión interna, siempre y cuando el hidrógeno se genere mediante electrólisis y energías renovables. Al ser eléctricos en esencia, ofrecen una experiencia de conducción similar a la de los BEV y pueden beneficiarse de muchos de los mismos avances tecnológicos en materia de motores y electrónica.

Pero ¿cuál será la tecnología ganadora? Para averiguarlo, tenemos que dirigir la mirada hacia el futuro, y eso es lo que vamos a hacer en la última entrada de esta serie.


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.