Inicio Fuentes de alimentación Alimentadores a prueba de agua IP67

Alimentadores a prueba de agua IP67

241
0

Mean Well, representada de Electrónica OLFER, anuncia la nueva serie de alimentadores a prueba de agua IP67 serie OWA-90E.

La mayoría de alimentadores de mercado tienen un grado de protección muy bajo frente a polvo y ningún grado frente a protección de agua (IP20 o IP30). Sin embargo, la nueva serie de alimentadores a prueba de agua IP67 OWA-90E ofrece un elevado grado de protección frente a polvo y agua (IP67) que los protege contra cualquier suciedad y permite su inmersión en agua hasta 1 metro de profundidad durante 30 minutos.

Con esta nueva serie el fabricante ofrece una solución estándar para aplicaciones de exterior como pueden ser corta césped automáticos (robots cortacésped automáticos), y cualquier equipo para uso exterior que necesite una protección contra ambientes extremos. Además estos nuevos alimentadores a prueba de agua IP67 son de clase II y no necesitan toma de tierra gracias a su diseño de aislamiento doble, por lo que ayuda a poder conectarlo a cualquier parte de la red. Existen 9 modelos diferentes con salidas de 12 Vcc, 15 Vcc, 20 Vcc, 24 Vcc, 30 Vcc, 36 Vcc, 42 Vcc, 48 Vcc y 54 Vcc.

Existen opciones con diferentes conectores de salida estancos para facilitar la integración con cualquier equipo.

Usos para los alimentadores a prueba de agua IP67

Con una potencia de 90W y su protección contra sobrecarga con limitación de corriente constante estos nuevos alimentadores a prueba de agua IP67 pueden cubrir muchas aplicaciones, hasta son utilizables para cargar baterías.

Además, estos equipos han sido homologados bajo la normativa de uso de equipos residenciales EN60335-1 y EN61558-2-16 (excepto los modelos de 42, 48 y 54 Vcc) lo que facilita la homologación del producto final. Están fabricados con un material resistente a la exposición del sol y auto-extinguible según UL 94V-0 retardante de la llama por lo que garantiza su seguridad.

El consumo sin carga es inferior a 0,15 W y tienen una eficiencia de hasta el 91% lo que reduce el consumo eléctrico y ayuda a la reducción de emisiones de CO2.