Inicio ALPS Sensores de fuerza con tecnología MEMS

Sensores de fuerza con tecnología MEMS

424
0

Sensores de fuerza con tecnología MEMS

La germana ALPS ha dado a conocer el desarrollo de la serie de sensores de fuerza con tecnología MEMS HSFPAR, destinado a las aplicaciones de sensorización de fuerza en dispositivos de entrada y control de postura en equipamientos y robots de uso industrial.

La principal característica del HSFPAR Series Force Sensor es que está fabricado utilizando tecnología MEMS para conseguir el menor tamaño posible. Los sistemas MEMS (Microelectromechanical Systems) utilizan tecnología micromecánica de muy pequeño tamaño, hasta el punto de llegar a entrar en la clasificación de tecnología nanométrica.

La mayoría de los sensores de hoy en día han sido fabricados generalmente bien con semiconductores medidores de tensión, bien mediante calibradores de tensión metálicos, presentando ambos una serie de problemas.

Por ejemplo, los sensores de fuerza a base de semiconductores ofrecen una elevada precisión, pero su tamaño es mayor, mientras que los calibradores de tensión metálicos son más compactos pero, con ello, disminuye su sensibilidad.

Ante estos, los sensores de fuerza con tecnología MEMS HSFPAR ofrecen tanto un tamaño compacto y contenido como una alta sensibilidad.

Estos sensores de fuerza han sido desarrollados mediante la aplicación de una cepa de semiconductores MEMS originales, aplicando tecnologías de envasado construidas a lo largo de los años.

El tamaño de estos sensores es de 2×1,6×0,66 mm, y pueden detectar un nivel de estrés tan bajo como 0,01 N, facilitando la detección de alta precisión en variaciones muy pequeñas. Se encuentra disponible como una unidad del tipo FPC (Flexible Printed Circuit) para facilitar su integración en los productos de usuario final.

Usos para los sensores de fuerza con tecnología MEMS

Un ejemplo concreto de aplicación de esta tecnología podría ser un stylus para dispositivos táctiles. Este complemento para tablets y smartphones contiene un sensor de fuerza que se utiliza para seguir la trayectoria de la punta que entra en contacto con la superficie táctil, así como discernir qué presión se le está aplicando con la mano para poder diferenciar los diferentes trazos sobre la pantalla.

También los sistemas de la IoT (Internet de las Cosas) entre otras nuevas aplicaciones necesitan también sensores de fuerza para funcionalidades como la detección de carga o peso, o el balanceo de esta misma carga.

Según informa ALPS, la producción en masa de estos sensores de fuerza con tecnología MEMS ya ha empezado.