Inicio Artículos de fondo Las siete razones para comenzar a utilizar LED

Las siete razones para comenzar a utilizar LED

1487
0

Desde el 1 de septiembre de 2016, la Comisión Europea prohibió la producción y exportación de las bombillas incandescentes, también conocidas como lámparas halógenas de tungsteno. Por ello, ahora es el mejor momento para reemplazar las bombillas tradicionales por las de tipo LED.

Las bombillas LED se han convertido en los últimos años en la alternativa a las bombillas tradicionales incandescentes.

Estas bombillas ya forman parte de la iluminación del futuro.

Este tipo de bombillas emplean diodos emisores de luz como fuente lumínica. Pero, sin duda, lo que ha generado la gran popularidad de las bombillas led, es su carácter ecológico, comparado con otro tipo de luces.

¿Por qué es mejor usar LED?

Con la creación de las bombillas LED, la industria de la iluminación y el mercado vivieron una revolución tecnológica sin precedentes.

Aunque estas bombillas tienen un tamaño más pequeño que las tradicionales, su potencia energética y duración son incomparables. Por otra parte, las bombillas LED también resultan como un eficiente método de ahorro de energía.

Mayor vida útil

A diferencia de las bombillas incandescentes, la forma en la que las luces LED generan la luz y por las características de sus componentes, este método de iluminación continúa siendo uno de los más duraderos del mercado.

De hecho, productos como las tiras LED, tienen la capacidad de durar entre dos y tres veces más que una bombilla común. De promedio, este método de iluminación puede tener una vida útil de hasta 50 mil horas. Este dato es importante si se tiene en cuenta que al bajar la frecuencia con la que se debe reemplazar una bombilla, esto interferirá positivamente en el presupuesto del hogar a medio plazo.

Las siete razones para comenzar a utilizar LED

Mayor eficiencia energética

Entre la gran variedad de soluciones luminosas que se pueden encontrar en el mercado, las bombillas LED son la alternativa preferida por su bajo consumo de energía. Se estima que la eficiencia energética de estas bombillas oscila entre el 80% y el 90%, de los cuales, casi su totalidad de energía es convertida en luz y no en calor, como las bombillas incandescentes.

Tamaño pequeño y gran potencia

El tamaño de un LED es muy pequeño, y puede variar entre 3 mm, 5 mm o 10 mm, y los más grandes alcanzan los 20 mm. Su tamaño reducido lo convierten en un material versátil y adaptable a diferentes aplicaciones de iluminación, desde la estructura de una bombilla común o para colocarse en secuencia de forma lineal. Sin embargo, no se debe olvidar que las luces LED son capaces de emitir un alto nivel de brillo e intensidad.

Pocas emisiones UV

Otra de las ventajas importantes de las bombillas led, es que emiten escasa luz infrarroja y emisiones UV, las cuales juntas, pueden ocasionar daños en materiales guardados dentro de almacenes y armarios. Por esta razón, cada vez más instituciones y organizaciones, como museos o laboratorios, reemplazan sus bombillas incandescentes por iluminación led.

Amigables con el medio ambiente

Las bombillas LED han llegado para solucionar un problema ambiental. Los métodos tradicionales de iluminación, como las bombillas fluorescentes y otras, contienen en su interior sustancias tóxicas, como el mercurio, lo cual necesita una gestión específica al final de sus días útiles.

Por otra parte, las luces LED son un material ecológico, 100% reciclable, y además, permiten disminuir hasta un tercio la huella de carbono. Cabe resaltar que su alta durabilidad también es un factor que incide en el ahorro de materiales para su fabricación.

Mayor resistencia

Las luces LED están diseñadas para soportar las más extremas condiciones climáticas, la abrasión, los golpes y las vibraciones. Los componentes y materiales utilizados en la fabricación de este método de iluminación son tan resistentes que se han utilizado incluso para su uso en autopistas y carreteras.

Encendido y apagado inmediato

Las bombillas halógenas e, incluso, las de bajo consumo, suelen tardar unos minutos en llegar a su máxima capacidad de iluminación y, al momento de apagarlas, tardan algo de tiempo en hacerlo. Con los años, se ha descubierto que este aspecto incide directamente en el tiempo de duración de los productos. En este sentido, las luces LED están fabricadas para encenderse y apagarse instantáneamente, por lo que, en cuestión de segundos, son capaces de llegar a su máximo rendimiento.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.