Inicio Artículos de fondo La recarga en los vehículos eléctricos

La recarga en los vehículos eléctricos

1368
0

En este cuarto artículo de la serie sobre los nuevos vehículos eléctricos, Mark Patrick, Technical Marketing Manager de Mouser Electronics EMEA, nos explica otra de las tecnologías más importantes que define el futuro, la recarga en los vehículos eléctricos.

(Antes de empezar, te recomendamos leer el anterior artículo de esta serie: La cadena cinemática eléctrica en los vehículos eléctricos).

Más de un siglo de conducción con combustibles fósiles ha dado lugar a importantes avances en tecnología e infraestructuras. Por ello, pocos conductores planifican sus viajes en función de las paradas para repostar.

Los vehículos con motor de combustión interna de hoy en día pueden recorrer cómodamente varios cientos de kilómetros con un solo depósito de combustible, el repostaje se realiza en cuestión de minutos y hay multitud de estaciones de servicio.

Los vehículos eléctricos (VE) son diferentes. Las baterías suelen tener una capacidad de decenas de kilovatios/hora, llegando a las tres cifras en el segmento superior del mercado. Para recargarlas completamente de forma similar a la recarga de un coche con motor de combustión interna, se necesitan dos cosas: una tecnología que pueda suministrar esta cantidad de energía en cuestión de minutos y baterías que puedan soportar esa velocidad de carga.

En realidad, tiene más sentido cargar los vehículos eléctricos actuales cuando no se utilizan durante un largo tiempo, en vez de parar a mitad de camino cuando el depósito está vacío, como hacemos con los coches con motor de combustión interna. Esto significa que necesitamos disponer de puntos de recarga en aquellos lugares en los que aparquemos nuestros vehículos con mayor frecuencia: nuestros hogares y los aparcamientos públicos y de oficinas.

La recarga en los vehículos eléctricos

La recarga de los vehículos eléctricos

Para recargar un vehículo eléctrico, con independencia del modelo, hay que transformar la corriente alterna (CA) de la red en continua (CC). El procedimiento más básico es disponer de un transformador CA/CC en el vehículo que permita recargar el coche hasta 7,4 kW, incluso desde un punto de carga doméstico monofásico. Aun así, para recargar completamente la batería de un vehículo eléctrico de 52 kWh, como la del nuevo Renault Zoe, pueden necesitarse ocho horas y media.[1]

Subiendo en la escala, hay puntos de carga de CA que pueden suministrar 22 kW, lo que supone una recarga mucho más rápida. En el caso del Zoe anteriormente citado, Renault afirma que un punto de recarga de 22 kW puede proporcionar unos 275 km de autonomía en dos horas. Los cargadores de CA de 43 kW también están disponibles y son todavía más rápidos, aunque se necesita un vehículo eléctrico de un modelo que soporte esta velocidad de carga.[2]

Dado que muchos vehículos permanecen en los aparcamientos mientras sus dueños trabajan o van de compras, las velocidades de repostaje que pueden alcanzarse con cargadores de corriente alterna de 22 y 43 kW serán aceptables para la mayoría de los conductores.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.