Inicio Artículos de fondo La iluminación conectada representa la próxima fase

La iluminación conectada representa la próxima fase

1644
0

Artículo explicativo sobre la iluminación conectada como la próxima fase en automatización. Escrito por Bruno Damien, Director de Marketing Estratégico de IoT de ON Semiconductor.

Aunque hasta ahora la iluminación conectada ha tenido una presencia significativamente mayor en aplicaciones residenciales que en entornos industriales, sigue siendo un área de rápido crecimiento en general.

Esto no carece de importancia porque puede generar importantes ahorros de costes en el gasto de energía.

La legislación también está ayudando, ya que muchos países están introduciendo leyes que imponen la utilización de una energía responsable en edificios comerciales y corporativos. Así pues, el uso de la iluminación conectada se convierte en la plataforma perfecta para este fin al proporcionar la capacidad de automatizar el control de las luces, un importante consumidor de energía.

La tecnología de sensado lleva el control a un nuevo nivel, permitiendo que dichas luces operen de modo semiautomático y, al mismo tiempo, ofreciendo unos datos valiosos a un sistema de gestión de edificio.

Las luces conectadas pueden emplear sensores de ocupación para apagarse cuando un área no está siendo usada durante un periodo de tiempo predeterminado. También pueden utilizar sensores de luz para modular su salida en función de la cantidad de luz ambiente o natural y así mantener la temperatura de color en el valor deseado.

Además, los accesorios inteligentes de esta iluminación conectada pueden actuar como marcaciones o balizas en sistemas de navegación y ubicación en interiores o como puntos de acceso o intensificadores de señal en redes inalámbricas.

Estos accesorios también pueden formar parte de un sistema de seguridad, usando los sensores ambientales (de movimiento, temperatura, humedad y sonido) para monitorizar un área de manera pasiva.

Conectividad inalámbrica para una iluminación inteligente

De los protocolos inalámbricos disponibles, la tecnología Bluetooth® Low Energy y el Green Power™ by Zigbee Alliance™ resultan los más adecuados para la iluminación LED al poder respaldar las aplicaciones con módulos de control de baja energía e incluso sin batería y las redes malladas (mesh).

La iluminación conectada representa la próxima fase
Bruno Damien, Director de Marketing Estratégico de IoT de ON Semiconductor

La red de malla es una tecnología que soporta topologías con un elevado número de nodos, distribuidos en una determinada zona, cada uno de los cuales puede formar parte (o no) de la red en un momento dado.

La mayor fortaleza de una red mesh es su capacidad de “auto-reparación – self-heal” si un nodo no responde adecuadamente y, además, extiende el alcance de los comandos hasta 150 metros. La misma capacidad subyacente también contribuye a facilitar la gestión de la red, permitiendo que los nodos se unan y salgan de la red sin acarrear gastos administrativos.

En una red de accesorios de iluminación conectada, cada nodo puede incorporar un buen número de funciones. Cada nodo en una red mallada actúa como una marcación para los datos y los mensajes de control que pasan por la red. La información creada y consumida por cada nodo se convierte en la carga (payload) para el protocolo de comunicaciones seleccionado.

La tecnología Bluetooth Low Energy y el protocolo Zigbee dotan del nivel de comunicaciones demandado para ofrecer soporte a las instalaciones de iluminación conectada complejas. Otro aspecto importante es la facilidad con la que una solución de iluminación conectada se une y conecta en red a un sistema de gestión de edificio.

La iluminación conectada representa la próxima fase
Una comparación de las principales características de los protocolos Bluetooth Low Energy y Zigbee Green Power

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.