Asis Rodriguez

Los vehículos autónomos se abren camino

Disminuir tamaño de fuente Aumentar tamaño de fuente Texto Imprimir esta página

Artículo técnico escrito por Mark Patrick, de Mouser Electronics en el que comenta las posibilidades de los avances electrónicos que incorporan los nuevos vehículos autónomos y su consolidación.

Los vehículos autónomos se abren camino

Mark Patrick, de Mouser Electronics

Este 2016 ha visto irrumpir la tecnología de los coches y camiones sin conductor en aplicaciones destinadas al gran público. Tras muchos años con Google probando sus coches autónomos, los principales fabricantes de coches también han empezado a probar sus propios modelos de ingeniería y las autoridades reguladoras se han enfrentado a los retos legislativos que se plantean los vehículos autónomos. Esto ha llevado a que algunas start-ups hayan sido adquiridas, con la consiguiente entrada en el mercado de agentes inesperados, como sería el caso de Uber, la empresa pionera en servicios de coche compartido.

A principios de año, vimos un Audi A7 conduciendo autónomamente desde San Francisco hasta Las Vegas (un trayecto de casi 900 kilómetros), lo cual fue el disparo de salida de las demostraciones de coches sin conductor realizadas en el mundo real, es decir, no en un laboratorio. En enero también vimos cómo Ford probaba sus prototipos autónomos de ingeniería en Michigan, sobre nieve, desafiando al láser LIDAR y a los sensores de cámara CMOS a funcionar en entornos sucios con mucha reflexión lumínica.

Volvo también empezó sus pruebas en Australia occidental y anunció sus planes de ofrecer alquiler público de coches sin conductor en Gotemburgo (Suecia). Los Volvo XC90 convertidos utilizan la tarjeta de procesamiento integrada DRIVE PX2 de NVIDIA con el procesador Parker más reciente para gestionar la fusión de los datos de los sensores de las cámaras, de LIDAR y del radar. El chip Parker combina dos núcleos de CPU basados en ARM Denver de 64 bits de segunda generación de NVIDIA con cuatro CPU ARM Cortex A57 de 64 bits. Todos ellos trabajan juntos para ofrecer hasta 1,5 Tflops de rendimiento junto a los 256 procesadores gráficos más recientes (GPU).

La start-up francesa Navya introdujo sus vehículos autónomos de transporte público, que llevan simultáneamente a hasta 16 personas por la planta nuclear de EDF. El vehículo, también llamado Navya, utiliza dos tipos distintos de LIDAR para detectar a los peatones y la calzada que tiene delante. Estas lanzaderas pasan cada tres minutos, sustituyendo así a varios autobuses convencionales y ahorrándole a EDF más de tres millones de euros anuales en costes de funcionamiento.

Siga leyendo en Otras tecnologías en transportes autónomos

Utilice nuestro SERVICIO AL LECTOR GRATUITO para contactar con el proveedor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *